Two weeks for refugees

Día 6. Sounio

Buenas noches!! 

Nuestro primer día completo en Sounio ha empezado con un desayuno en equipo, preparando el horario del día , con lo que nos gusta hablar recién levantados y en inglés. 

Hemos pasado la mañana en el container que Drop tiene en el campo, seleccionando y organizando ropa lo más rápido posible para hacer una distribución con ropa de otoño, ya que empiezan a bajar las temperaturas por la noche. Además,  ahora que el verano termina, deja de haber tantos voluntarios y por ello apremia la necesidad de dejar lo más organizado posible las reservas de ropa para el resto del año. Aunque los refugiados piensan que están aquí de paso o temporalmente, visto el contexto actual todos sabemos que esta situación puede alargarse bastante en el tiempo. 

Relacionado con esto último, llama la atención la escasa responsabilidad que los residentes toman en las actividades y el poco sentimiento de pertenencia a la comunidad que poseen. No se sienten parte de la misma ya que principalmente no quieren permanecer en ella durante mucho tiempo, y empezar a involucrarse activamente en el campo les supone aceptar la realidad,  con la sensación de frustración que conlleva. En este sentido vemos algunas diferencias con los squats de Atenas, donde el principio de autogestión estaba algo más desarrollado. 

Hoy mismo Ana ha realizado una entrega de pequeños packs de ropa pararecién nacidos, ya que actualmente hay cinco mujeres embarazadas que van a dar a luz en el próximo mes. Se trata de entregar bolsas con la ropa necesaria de manera que cada madre reciba lo mismo, y el reparto sea equitativo. 

Después de comer hemos vuelto al barracón a seguir con el trabajo, que es interminable, pues en un principio íbamos a ir a la playa con los niños, pero finalmente el plan se ha aplazado para mañana. 

A las 20h. Ana ha tenido la oportunidad de ir a la clase de ejercicio para mujeres, algo así como gimnasia de mantenimiento. Esta actividad se lleva a cabo en la escuela donde se tapan todas las ventanas, y se cierra la puerta con llave, de manera que se cree un espacio de intimidad, libertad y convivencia para las mujeres. Al inicio, las chicas adolescentes querían participar, sin embargo las mujeres han preferido que no lo hicieran, ya que es la única actividad específica que existe para ellas. Cuando hemos podido empezar la clase la mayoría de las mujeres, de un total de diecinueve, se han quitado el hiyab, y algunas se han puesto mallas ajustadas para la ocasión. Durante la sesión hemos disfrutado todas, hacían bromas entre ellas constantemente, y en definitiva ha sido un momento especial entre mujeres. 

Tras este día un poco cansado en lo físico, nos planteamos qué más podemos hacer aparte de lo que plantean Drop y la principal organización que lleva el campo, Earth, teniendo en cuenta el escaso tiempo que tenemos.  A pesar de que cualquier cosa que propongamos nos tenemos que asegurar de que otro voluntario coja el testigo cuando nos vayamos y esto limita mucho nuestra capacidad de acción, seguimos dando vueltas a ver cuál es la mejor manera de hacerlo. No sabemos si lo conseguiremos. 

Buenas noches desde nuestra marronera caravana. 


Ana y Richi

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: