Two weeks for refugees

Notas sobre el viaje solidario de Richi y Ana

Desde aquí os iremos contando las acciones que realicemos o los proyectos en los que colaboremos, y os informaremos de en qué estamos invirtiendo vuestras aportaciones.

Algunos apuntes ya desde casa (Richi)

Escrito por 2weeks4refugees 14-09-2016 en Viaje Refugiados. Comentarios (0)

Va a hacer ya dos semanas que Ana y yo volvimos de Grecia, tras acabar el viaje que dio origen a este blog.

Suponemos que como ya andamos por aquí, y muchas nos habéis visto y hemos podido compartir con vosotras bastantes de las experiencias que hemos vivido, este blog ha bajado casi a cero sus visitas en estos días. Sin embargo, volvemos a llamar vuestra atención por diversos medios para que podáis leer, si lo tenéis a bien, algunos posts que hemos escrito a nuestro regreso, como nuestra rendición de cuentas del dinero que nos confiásteis, que podéis ver más abajo; y también un par de entradas, escritas personalmente por cada uno de nosotros dos, en las que hemos querido aprovechar para hacer una serie de reflexiones y conclusiones más personales acerca de lo vivido y experimentado (o experienciado como dirían las psicólogas que lean esto :P). Aquí van las mías:

Lo cierto es que aunque sea poco tiempo, estas casi dos semanas que han pasado tal vez hagan que algunos detalles o pequeños pensamientos que tienes durante el viaje ya se vayan difuminando y queden relegados a un segundo plano, o incluso se pierdan; pero también opino que esto quizá nos ayude a mirar las cosas de una manera más fría y sopesada, haciendo afinar nuestro análisis, nuestro diagnóstico, la reflexión y la conclusión.

Probablemente en este aspecto, yo sea una persona más fría que Ana, al menos externamente, sin embargo de una manera u otra, vivir de primera mano el contacto que hemos tenido con las refugiadas de Siria, Afganistán y otros países, indudablemente nos ha de marcar para siempre, al menos en el sentido de que sabremos de qué hablan, pondremos cara, voz y sentiremos las historias personales de aquellas que mentan en el televisor cuando dicen la palabra "refugiados". Podremos percibir de una manera más cercana el sentir de un ser humano envuelto en un conflicto bélico, obligado a salir de la tierra donde querría vivir, de su casa... incluso aun cuando seguimos teniendo el privilegio de no haber escuchado un estruendo de bomba en nuestras vidas.

Como digo, desde mi cabeza un tanto rectilínea, y pasada por el filtro de lo político, fruto de tantos años de aprendizaje y militancia, uno va a un sitio como este con una idea de las cosas un tanto dibujada, aun sabiendo de lo complejo del conflicto (al sirio me refiero en concreto); y sin embargo, ese contacto tan cercano, ese diálogo cara a cara con personas que han visto convertirse en escombros a sus barrios, hace que te plantees los porqués, que empatices con lo que pueda sentir o pensar una persona que ha vivido esa realidad. Como bien nos enseña el materialismo, a fin de cuentas la conciencia de cada uno viene a ser formada por sus condiciones objetivas de vida. Esto no quiere decir, en todo caso, que yo haya cambiando mi opinión a la vuelta, la cual se asienta en los principios del internacionalismo, la solidaridad entre los pueblos, y el rechazo a la injerencia de potencias extranjeras por puros intereses mercantiles. Pero, por otro lado, te das cuenta de que el no vivirlo en tus carnes te da el privilegio de observarlo desde fuera, con una mirada geopolítica, más fría, opinando a veces muy ligeramente, pensando en grande, sin reparar en lo concreto, en la gente. Simplemente conocer a los protagonistas, a las víctimas de un conflicto, te ayuda a no olvidar que los números de muertas, de desplazadas, de olvidadas en el fondo del mar, los números que aparecen en acuerdos de vergüenza firmados por nuestra Unión Europea, son ante todo personas, y que inevitablemente la manera en que hayan sufrido el conflicto les va a condicionar su modo de observarlo y analizarlo.

Habiendo nombrado la empatía, también quiero tocar aquí una reflexión que ya he hablado con algunas de vosotras. Siria antes de la guerra era un país bastante desarrollado, sobre todo en relación a sus países de su entorno, tanto económica como socialmente. Esto hace que cuando tratas con ellos, te das cuenta perfectamente de que no son gente que haya tenido una vida de penuria desde hace décadas, que lo hayan pasado muchísimo peor hay millones en el mundo. Pero por otro lado sientes como ese hecho, el poder verte reflejado en el chaval de tu misma edad que tienes enfrente, que ha podido incluso haber hecho tu misma carrera, y haber tenido una experiencia laboral parecida a la tuya, todo esto, hace que puedas llegar a empatizar mucho más y a llegar a sentir mucho más la injusticia que están viviendo. Y entonces te planteas que podría sucederte a tí mañana mismo, que tu situación podría no ser tan distinta, que tu historia sería parecida de darse el caso.... y conforme piensas esto caes en la cuenta de nuestra propia Historia, de la de muchas de nuestras compatriotas, de esa Historia no tan lejana, que aun tiene rostros y voces aunque con arrugas y canas, que en su día tuvieron que salir en un barco o cruzar las montañas por razones bien similares. No podemos ser ajenos a esta Historia que sucede ante nuestros ojos, porque también ha sido la nuestra. Y pensando esto piensas que tienes una deuda con esta gente. Una deuda que cumplir con tu propia Historia, la de tu país, con tus compatriotas que también tuvieron que huir y se les trató unas veces bien, y otras como a perros, y una deuda bien actual como europeo, como ciudadano que siente vergüenza de aquellos que le dicen representar, por su impasividad, por su hipocresía, y por su cinismo, pues también somos co-responsables de lo que allí pasa, pero cuando las consecuencias de las bombas que tiramos fuera también saltan puertas adentro, algunas miran para otro lado. Por suerte o por desgracia, no estoy seguro, esa desconexión con los gobernantes que tenemos es la que ha hecho ponernos en movimiento a la sociedad civil, a nosotras, a vosotras, que de una manera u otra hacemos realidad la solidaridad internacionalista entre las personas de todos los pueblos con experiencias como la que hemos vivido. Y aun así no es suficiente, tristemente no es suficiente.

Y porque no es suficiente, engarzo con este último párrafo, es la razón por la que debemos tener claro que las soluciones deben venir de lo colectivo y  dela organización, y con una perspectiva radical (que por mucho que se pervierta esta palabra siempre insistiré en que quiere decir de la raíz). Con esto quiero decir que está muy bien que nosotras hayamos ido 15 días para allí, y que gracias a vosotras algo hayamos podido mejorar, pero son eso,15 días, y volvemos, y como nosotras casi todas las que vamos, y al final no hacemos sino paliar síntomas de una enfermedad. Es por ello que llamo a, en la medida de nuestras posibilidades, estar concienciadas y organizadas, pues nuestras vidas, las nuestras que también hay que vivirlas, siguen estando aquí, y aquí en España es donde debemos empujar para conseguir que no hagan falta Richis y Anas que vayan a Grecia (y sin irnos tan lejos, que en nuestro país bien sabemos que hay mucho por hacer), no queremos ser parches, queremos ser pueblo, pueblo empoderado capaz de llegar a soluciones que ataquen a los problemas desde su raíz. Encontrar la manera y el lugar desde el que hacerlo y sentirnos cómodas con ello es una búsqueda de cada una, y nadie asegura que el camino sea fácil, pero no por ello hemos dejar de intentarlo ;)

No se si las palabras que me han salido son las que tenía pensadas en un principio, pero son las que mis manos han querido teclear tal como escribía. Seguro que se complementará bien con las palabras escritas por Ana, que conociéndola, suscribo a ciegas en su totalidad. En todo caso, siempre quedará más tiempo para escribir nuevas cosas, este blog presumiblemente queda en standby, pero no se cierra :)

Espero que hayáis disfrutado con la lectura de lo escrito por Ana y por mí durante todas estas semanas. A nosotras solo nos queda agradeceros una y mil veces más todo el cariño y apoyo recibido.

Muchas gracias, mil besos,

Richi.


Nota: este post está escrito deliberadamente con el femenino como género neutro en su redacción, con el fin de visibilizar a dicho género en el lenguaje.

Donaciones

Escrito por 2weeks4refugees 09-09-2016 en Viaje Refugiados. Comentarios (0)

Hola de nuevo,

De vuelta en casa, y con más tranquilidad, queremos resumiros las cuentas que hemos hecho a partir de vuestras aportaciones y de las compras que hemos hecho nosotros. En primer lugar, queremos agradeceros toda la ayuda que habéis prestado, ha superado con creces lo que habíamos planeado. Hemos sentido la responsabilidad de llevar allá algo que era vuestro, y de saber invertirlo de la mejor manera posible. Quince días no son muchos días para emplear tal suma de dinero de una manera adecuada, y quizá hemos pecado en algún momento de conservadores y no hemos gastado más en determinadas compras que podrían haber sido más cuantiosas. No obstante, estos días sí nos han servido para conocer muchas necesidades que no hemos tenido tiempo de ir solucionando. Ya en Zaragoza hemos hecho dos donaciones con el resto del dinero.

En primer lugar, 500€ a En Red SOS Refugiados, la plataforma de ayuda a refugiados que tanta presencia está teniendo en Grecia. Gran parte de lo almacenado en Elliniko proviene de aportaciones españolas a través de esta plataforma. En estos momentos vuestra aportación va a servir para mantener un proyecto muy importante que han comenzado en los squats de Atenas: distribuir frutas y verduras frescas a estas personas, ya que el acceso a tales alimentos es muy limitado, y tienen grandes carencias. Cada squat, por medio de sus representantes, se pone en contacto con una de las personas que lleva este proyecto (voluntarios independientes en su mayoría) y realizan la compra de lo necesario en una frutería que colabora con descuentos y proporcionando el transporte. A día 6 de septiembre tenían fondos para alrededor de una semana, pues de este proyecto dependen unas 1600 personas, por lo que se necesita un continuo aporte para mantenerlo. Os dejamos el link por si queréis investigar: https://sosrefugiados.wordpress.com/

En segundo lugar, hemos realizado una transferencia de otros 500€ a Ayuda Refugiados 19 de Octubre, una asociación que ha comenzado una pareja de Sádaba fruto de sus experiencias en campos de refugiados de Grecia. Su labor es detectar y conocer a familias en una situación especialmente vulnerable dentro del campo, y proporcionarle un alojamiento fuera del mismo, así como su manutención en Grecia. Además, aseguran que haya una red social de apoyo en el municipio que los acoja, y se coordinan con servicios sociales y demás agentes. Se trata de un proyecto pequeño todavía pero muy valioso. Os dejamos la web, merece la pena: http://www.asociacion19octubre.org/

Os informaremos de lo que hacemos con los 608€ restantes, por el momento seguimos pensando la mejor manera de invertirlos. Estamos abiertos a sugerencias.

Un abrazo y muchas gracias,


Richi y Ana


Y después... (Ana)

Escrito por 2weeks4refugees 06-09-2016 en Viaje Refugiados. Comentarios (0)


Escribo unos días después de regresar de Grecia; es necesario un tiempo para reposar algunas de las experiencias vividas y sentidas. Mil ideas revolotean por la cabeza, mil sentimientos nuevos a los que hay que encontrarles lugar y forma de canalizarlos. Con este post a modo de cierre temporal quería transmitir lo que a veces no es fácil de explicar, especialmente por el dolor que supone. En este caso seré yo, Ana, quien escriba desde mis vivencias, y Richi lo hará por otra parte desde las suyas.

Sabía que este viaje no iba a ser fácil, una vez que tomas la decisión de hacer algo así ya se está sensibilizada hacia esta parte de la historia que estamos viviendo. (Creo que) Estaba preparada para escuchar historias terribles, para conocer situaciones especialmente vulnerables, para ver lugares que no deberían existir… Sin embargo quizá no me había concienciado tanto de la parte más dura: la vuelta a casa. Irse significa sentir que tu trabajo ya ha terminado, que no puedes seguir ayudando, que dejas a las personas “a su suerte” (aunque ciertamente antes y después de estar nosotros su situación no ha cambiado), que tú vuelves a tu vida, es decir, tienes un lugar al que volver… La sensación de injusticia y de impotencia aumenta todavía más si cabe cuando entras en el avión de vuelta y tu pasaporte es válido. Cuando el avión ha aterrizado, y has tenido un pasaje seguro, legal y voluntario. Cuando el autobús llega a casa, y te está esperando tu familia y tu estupenda vida. Esta vuelta significa no encontrar sentido al funcionamiento del mundo, a lo aleatorio que es nacer en un lugar o en otro y las consecuencias que esto tiene en la vida de cada individuo. Significa no poder creer que Europa continúe mirando a otro lado mientras esto ocurre. Significa que la realidad es dolorosa, es incongruente y es injusta. Casi insoportable. Mucho más que antes de este viaje. Poner caras y voces, establecer vínculos, sentirse más cerca de ellos…es algo por lo que todos deberíamos pasar, no solo en este caso, sino en cualquiera de los conflictos que inundan el mundo.

Estos días nos habéis preguntado, os habéis interesado por lo que hemos visto o hecho, pero se hace muy difícil transmitirlo todo. Hay tanto por contar y tanto por hacer… La experiencia ha sido muy valiosa e inolvidable, algo que te cambia en cierto modo. ¿Si repetiría? No lo sé decir ahora, desgraciadamente todo indica que esta situación se va a alargar mucho en el tiempo, algunos años, por lo que es difícil saber cuál será el siguiente paso. Por el momento hay algún proyecto para continuar colaborando desde Zaragoza. Hay familias que ya han llegado aquí, a Teruel y quizá próximamente a Huesca. También quedamos pendientes de algunas de las personas que conocimos en Grecia, que tienen planeado asentarse en España si fuera posible. Es importante tratar de canalizar la impotencia y la rabia en voluntad para que las cosas sigan mejorando. En ello estamos y en ello seguiremos.

Por último, decir que no podía haber tenido mejor compañero para este viaje… ha sido muy especial poder hacerlo juntos para crecer al mismo tiempo.

Gracias a los que nos habéis apoyado de todas las formas posibles. Espero que este viaje y este blog hayan servido a los objetivos con los que lo empezamos: informaros de nuestra actividad y de nuestras inversiones de dinero allí y aquí, acercaros un poco a la situación real que viven estas personas, y animaros a emprender algo activamente. Las instituciones no llegan ni están a la altura, es el movimiento social y humano el que está mejorando en cierto modo la situación de estas personas. Nosotros tenemos la responsabilidad de cambiar y exigir a nuestros gobiernos un trato digno y justo, así como de hacer lo que esté en nuestras manos de manera individual o local.

Un beso, no dejemos que caigan en el olvido,

Ana


Día 11 y día 12. Todo lo que empieza, se acaba

Escrito por 2weeks4refugees 04-09-2016 en Viaje Refugiados. Comentarios (0)

Buenas noches/buenos días, 

A lo largo de nuestro eterno viaje de vuelta vamos a ir escribiendo nuestros dos últimos días en Sounio y en Grecia. Nuestro viaje ha terminado y somos un poco diferentes ahora. Vamos a intentar transmitiros nuestra actividad, y quizás después terminemos intentando explicaros nuestros sentimientos ahora, la extraña sensación con la que nos quedamos, y cómo podemos gestionar esto ahora. 

El viernes comenzamos por fin la distribución de ropa. Cada media hora están citadas dos familias, que pueden buscar entre las cajas aquello que necesiten con un límite de prendas por persona. La puntualidad no es lo normal aquí, así que somos flexibles, y además somos conscientes de que treinta minutos no son suficientes para encontrar ropa para 4-5 miembros de la familia que viven de media en cada caseta. También es cierto que no hay suficiente ropa para elegir, y sobre todo que ésta ni suele estar nueva ni está en diferentes tallas. Durante esta semana nos hemos encargado de proveer de  ropa interior nueva (sujetadores, bragas y calzoncillos) al container, sin embargo la ropa nunca es suficiente en todas las categorías (faltan zapatos, pijamas y calcetines de hombre, por ejemplo ). El sábado también hemos hecho distribución, y las conclusiones son: es un momento bastante estresante, no hay tiempo suficiente, todo se vuelve a desordenar y lo que más cuesta es decir a alguien que no puede llevarse más cosas, incluso sabiendo que las necesitan. La idea es no ser flexible en este aspecto de manera que la distribución sea lo más justa posible para todos. La distribución nos ha chupado energía pero es satisfactorio ver cómo se van llevando prendas y cobra sentido una parte de nuestro trabajo aquí.

Aparte de esto, el viernes Richi jugó su último partido de fútbol, con un sabor quizás agridulce. Por un lado, sabía que posiblemente no compartiría este momento ninguna vez más con toda esta gente, y además faltaron los más mayores, que fueron los que le invitaron a jugar el primer día. Sin embargo, la posibilidad de haber podido conocer y acercarse a la gente a través del deporte y de los lazos pequños pero cercanos que se crean durante un partudillo, es algo que ya se queda en su interior para siempre. Mientras, Ross el coordinador, nos invitó a cenar a todos los del equipo de Drop a un platazo de pasta bastante bueno que cocinó en el camping. Cansados del día no pudimos escribiros más y nos fuimos a dormir.

Sábado, último día y mañana y tarde de distribución loca. Ana pudo hacer un paréntesis, fue a las 10:00 a casa de Hawla para llevarla a la escuela y darle el masaje. Al explicarle de nuevo que debía volver a España su actitud cambió, mostrando tristeza y enfado a partes iguales...todas las voluntarias se van y ella se queda. Es difícil manejar estas emociones cuando son tan claras, tan ajustadas a la realidad y tan desagradables. Aunque el masaje fue bien, terminó cogiendo el móvil y haciéndonos fotos y videos a las dos, después no quiso quedarse a la clase de inglés. Estaba enfadada y no se sentía a gusto ahí. Le prometí que iría a buscarla y a despedirme de ella antes de irme. Después del resto de mañana en los container, unos haciendo sorting y otros distribuyendo ropa, la hora de comer fue un poco rápida. Teníamos pendiente con Ross mirar por internet y comprar para que los enviaran al camping, un proyector y una pantalla para la escuela del campo. Con vuestras aportaciones íbamos a poder contribuir de otra manera más al bienestar de los residentes. Buscamos características, prestaciones, comparamos precios, etc...pero ninguna tienda online (amazon, ebay...) realizaban envíos a nuestra dirección; por lo tanto decidimos dar a Ross 300€, ya que el lunes iba a ir a Atenas y lo compraría allí. En cuanto tengamos foto os lo pondremos por aquí.

Tarde de sábado loca de distribución, y al finalizar Richi se dio una última vuelta por el campo, despidiendo a las caras conocidas quizá hasta siempre, como a "hadji", al que le mostró su agradecimiento. Pero sobre todo buscaba a Mazeen (en algún post anterior escribimos Masee pero es el mismo chico). Este chico de quince años que había conocido desde la primera noche en la Tea Party había sido el más cercano a mí, y confiábamos mutuamente en nosotros. Nos intercambiamos los números de móvil, y como llevaba las llaves del coche de Drop en el bolsillo le llevé de copiloto hasta el camping, donde estuvimos un ratillo más como saboreando la despedida. Nos hicimos finalmente una foto juntos, y en la puerta del camping nos despedimos ya definitivamente con un abrazo.

Ana se fue a su última clase de ejercicio para mujeres. Fue algo especial, los últimos minutos en el campo en un ambiente divertido y con el mejor final: al acabar pusieron su música siria y nos pusimos a bailar juntas de la mano (o las voluntarias lo intentábamos). Buena guinda. Después, despedidas y más despedidas. Me estaba esperando Hawla en la puerta, a quien acompañé a donde estaban su madre y sus hermanos para despedirme de todos. Bastante duro, aunque con la esperanza de que prontito se irán del campo a España o Alemania, y supuestamente estarán mejor atendidos. Después fui a la caseta de mi nueva familia siria: Rasha, Abdo, Sima, Ibrahim y Shyar. Me invitaron a café y fue lo más difícil contener las emociones delante de unas personas que tienen más que suficiente con cargar con las suyas. Yo llevaba un teléfono de juguete con sonidos y luces para el pequeño con síndrome de Down, unos pomperos para el mediano, y un lápiz y una libreta que llevaba por casualidad con la foto de una niña con síndrome de Down que decía: "soy especial, como tú". Mínimos detalles que crearon un momento inolvidable con las pompas: los dos niños soplando, Shyar riendo y siguiéndolas con la mirada...era hora de irme, y no me dejaron marchar sin regalarme una pulsera suya muy bonita, que la tengo conmigo. Como no podía ser de otra manera, me despidieron con las pompas y con ese aire me fui.

Con todo esto en la mochila de las emociones, cenamos con nuestros compañeros de Drop, cerramos nuestras maletas, nos despedimos de ellos, y ya Ross nos llevó hasta el aeropuerto. Nuestro viaje ya ha tocado a su fin, nos sonaba duro pero era así.

Con este post acaba el relato de nuestro viaje, pero no será último. Seguiremos escribiendo alguna cosa más que os la iremos haciendo saber.

Muchas gracias por habernos ido leyendo todos estos días, hemos notado todo vuestro apoyo. Sabed que habéis sido partícipes tanto con vuestras palabras de ánimo como con vuestras aportaciones económicas.

Muchas gracias por todo. Un abrazo muy fuerte.

Ana y Richi.


Fotos

Escrito por 2weeks4refugees 04-09-2016 en Viaje Refugiados. Comentarios (0)

Aquí os dejamos algunas fotos que hubiéramos querido ponerlas en el post correspondiente, pero no pudimos o no nos dio tiempo. 

Estas dos fotos son de la tarde en Skaramagas. Este era el escenario donde tuvo lugar el show. Se trata de un Community Center que se encuentra en construcción, y aprovechando que aun no tenía paredes resultó útil como escenario. 

Esta foto igual sirve para haceros un poco a la idea de como es el campo de Skaramagas. No obstante no se puede apreciar bien toda su dimensión. 

He aquí la compra de sujetadores que os contamos en su día. 

Y aquí la compra de ropa interior que realizamos ayer viernes 2 de septiembre. 

Estas son dos fotos del container donde colocamos la ropa ya clasificada al detalle, y donde la gente viene a elegirla cuando es su turno en los días de distribución. 


Si hacéis el pino enfrente de la pantalla podéis ver a algunos de los colegas con los que he jugado estas últimas noches. Una pena que el día que nos echamos la foto no estuvieran Hadji ni el resto de veteranos porque son muy buena gente y hubiera querido una foto con ellos.