Two weeks for refugees

Refugiados

Día 11 y día 12. Todo lo que empieza, se acaba

Escrito por 2weeks4refugees 04-09-2016 en Viaje Refugiados. Comentarios (0)

Buenas noches/buenos días, 

A lo largo de nuestro eterno viaje de vuelta vamos a ir escribiendo nuestros dos últimos días en Sounio y en Grecia. Nuestro viaje ha terminado y somos un poco diferentes ahora. Vamos a intentar transmitiros nuestra actividad, y quizás después terminemos intentando explicaros nuestros sentimientos ahora, la extraña sensación con la que nos quedamos, y cómo podemos gestionar esto ahora. 

El viernes comenzamos por fin la distribución de ropa. Cada media hora están citadas dos familias, que pueden buscar entre las cajas aquello que necesiten con un límite de prendas por persona. La puntualidad no es lo normal aquí, así que somos flexibles, y además somos conscientes de que treinta minutos no son suficientes para encontrar ropa para 4-5 miembros de la familia que viven de media en cada caseta. También es cierto que no hay suficiente ropa para elegir, y sobre todo que ésta ni suele estar nueva ni está en diferentes tallas. Durante esta semana nos hemos encargado de proveer de  ropa interior nueva (sujetadores, bragas y calzoncillos) al container, sin embargo la ropa nunca es suficiente en todas las categorías (faltan zapatos, pijamas y calcetines de hombre, por ejemplo ). El sábado también hemos hecho distribución, y las conclusiones son: es un momento bastante estresante, no hay tiempo suficiente, todo se vuelve a desordenar y lo que más cuesta es decir a alguien que no puede llevarse más cosas, incluso sabiendo que las necesitan. La idea es no ser flexible en este aspecto de manera que la distribución sea lo más justa posible para todos. La distribución nos ha chupado energía pero es satisfactorio ver cómo se van llevando prendas y cobra sentido una parte de nuestro trabajo aquí.

Aparte de esto, el viernes Richi jugó su último partido de fútbol, con un sabor quizás agridulce. Por un lado, sabía que posiblemente no compartiría este momento ninguna vez más con toda esta gente, y además faltaron los más mayores, que fueron los que le invitaron a jugar el primer día. Sin embargo, la posibilidad de haber podido conocer y acercarse a la gente a través del deporte y de los lazos pequños pero cercanos que se crean durante un partudillo, es algo que ya se queda en su interior para siempre. Mientras, Ross el coordinador, nos invitó a cenar a todos los del equipo de Drop a un platazo de pasta bastante bueno que cocinó en el camping. Cansados del día no pudimos escribiros más y nos fuimos a dormir.

Sábado, último día y mañana y tarde de distribución loca. Ana pudo hacer un paréntesis, fue a las 10:00 a casa de Hawla para llevarla a la escuela y darle el masaje. Al explicarle de nuevo que debía volver a España su actitud cambió, mostrando tristeza y enfado a partes iguales...todas las voluntarias se van y ella se queda. Es difícil manejar estas emociones cuando son tan claras, tan ajustadas a la realidad y tan desagradables. Aunque el masaje fue bien, terminó cogiendo el móvil y haciéndonos fotos y videos a las dos, después no quiso quedarse a la clase de inglés. Estaba enfadada y no se sentía a gusto ahí. Le prometí que iría a buscarla y a despedirme de ella antes de irme. Después del resto de mañana en los container, unos haciendo sorting y otros distribuyendo ropa, la hora de comer fue un poco rápida. Teníamos pendiente con Ross mirar por internet y comprar para que los enviaran al camping, un proyector y una pantalla para la escuela del campo. Con vuestras aportaciones íbamos a poder contribuir de otra manera más al bienestar de los residentes. Buscamos características, prestaciones, comparamos precios, etc...pero ninguna tienda online (amazon, ebay...) realizaban envíos a nuestra dirección; por lo tanto decidimos dar a Ross 300€, ya que el lunes iba a ir a Atenas y lo compraría allí. En cuanto tengamos foto os lo pondremos por aquí.

Tarde de sábado loca de distribución, y al finalizar Richi se dio una última vuelta por el campo, despidiendo a las caras conocidas quizá hasta siempre, como a "hadji", al que le mostró su agradecimiento. Pero sobre todo buscaba a Mazeen (en algún post anterior escribimos Masee pero es el mismo chico). Este chico de quince años que había conocido desde la primera noche en la Tea Party había sido el más cercano a mí, y confiábamos mutuamente en nosotros. Nos intercambiamos los números de móvil, y como llevaba las llaves del coche de Drop en el bolsillo le llevé de copiloto hasta el camping, donde estuvimos un ratillo más como saboreando la despedida. Nos hicimos finalmente una foto juntos, y en la puerta del camping nos despedimos ya definitivamente con un abrazo.

Ana se fue a su última clase de ejercicio para mujeres. Fue algo especial, los últimos minutos en el campo en un ambiente divertido y con el mejor final: al acabar pusieron su música siria y nos pusimos a bailar juntas de la mano (o las voluntarias lo intentábamos). Buena guinda. Después, despedidas y más despedidas. Me estaba esperando Hawla en la puerta, a quien acompañé a donde estaban su madre y sus hermanos para despedirme de todos. Bastante duro, aunque con la esperanza de que prontito se irán del campo a España o Alemania, y supuestamente estarán mejor atendidos. Después fui a la caseta de mi nueva familia siria: Rasha, Abdo, Sima, Ibrahim y Shyar. Me invitaron a café y fue lo más difícil contener las emociones delante de unas personas que tienen más que suficiente con cargar con las suyas. Yo llevaba un teléfono de juguete con sonidos y luces para el pequeño con síndrome de Down, unos pomperos para el mediano, y un lápiz y una libreta que llevaba por casualidad con la foto de una niña con síndrome de Down que decía: "soy especial, como tú". Mínimos detalles que crearon un momento inolvidable con las pompas: los dos niños soplando, Shyar riendo y siguiéndolas con la mirada...era hora de irme, y no me dejaron marchar sin regalarme una pulsera suya muy bonita, que la tengo conmigo. Como no podía ser de otra manera, me despidieron con las pompas y con ese aire me fui.

Con todo esto en la mochila de las emociones, cenamos con nuestros compañeros de Drop, cerramos nuestras maletas, nos despedimos de ellos, y ya Ross nos llevó hasta el aeropuerto. Nuestro viaje ya ha tocado a su fin, nos sonaba duro pero era así.

Con este post acaba el relato de nuestro viaje, pero no será último. Seguiremos escribiendo alguna cosa más que os la iremos haciendo saber.

Muchas gracias por habernos ido leyendo todos estos días, hemos notado todo vuestro apoyo. Sabed que habéis sido partícipes tanto con vuestras palabras de ánimo como con vuestras aportaciones económicas.

Muchas gracias por todo. Un abrazo muy fuerte.

Ana y Richi.


Fotos

Escrito por 2weeks4refugees 04-09-2016 en Viaje Refugiados. Comentarios (0)

Aquí os dejamos algunas fotos que hubiéramos querido ponerlas en el post correspondiente, pero no pudimos o no nos dio tiempo. 

Estas dos fotos son de la tarde en Skaramagas. Este era el escenario donde tuvo lugar el show. Se trata de un Community Center que se encuentra en construcción, y aprovechando que aun no tenía paredes resultó útil como escenario. 

Esta foto igual sirve para haceros un poco a la idea de como es el campo de Skaramagas. No obstante no se puede apreciar bien toda su dimensión. 

He aquí la compra de sujetadores que os contamos en su día. 

Y aquí la compra de ropa interior que realizamos ayer viernes 2 de septiembre. 

Estas son dos fotos del container donde colocamos la ropa ya clasificada al detalle, y donde la gente viene a elegirla cuando es su turno en los días de distribución. 


Si hacéis el pino enfrente de la pantalla podéis ver a algunos de los colegas con los que he jugado estas últimas noches. Una pena que el día que nos echamos la foto no estuvieran Hadji ni el resto de veteranos porque son muy buena gente y hubiera querido una foto con ellos. 

Día 9. A tope de actividades

Escrito por 2weeks4refugees 02-09-2016 en Viaje Refugiados. Comentarios (0)

Hola!! 

Ya sabemos que estamos escribiendo desordenado cronológicamente, pero es lo que hay, si no os gusta podéis buscar otro blog, que en Internet dicen que hay muchos. Fuera de bromas, los días se nos pasan volando y no nos da tiempo de ir al día, pero tratamos de seros fieles... 

El martes no pudimos contaros acerca de la Woman Party. A las 21:30 preparamos la escuela tapando todas las ventanas igual que en las clases de gimnasia para mujeres, encendimos la música y también los hombres trajeron té. Al principio hubo alguna discusión porque además de mujeres también entraron niños y adolescentes, pero más o menos resuelto el incidente la música empezó a sonar y todas las mujeres se quitaron el hijab melena al viento y se pusieron caderines para bailar similar a la danza del vientre. De vez en cuando también ponían la música típica siria con la que bailan un baile típico todas las mujeres cogidas de las manos y con unos pasos repetitivos y rítmicos. Ese era un espacio de intimidad de mujeres donde corría el maquillaje, los pintauñas, el aceite para que el pelo brillara y demás. Había un ambiente muy acogedor entre voluntaria y sirias. 

El miércoles Richi empezó el día en el container llenándose des tierra y polvo pero con un gran objetivo que hoy viernes hemos visto conseguido: hemos vaciado un container y lo hemos dejado bien ordenadito, siguiendo la estela de los "cocris" que se hacían en Atreyu. Mientras tanto Ana fue por primera vez a casa de Hawla, la niña con parálisis cerebral de la que ya os hablamos, para hacerle unos masajes junto con otra voluntaria belga que ya sabía cómo hacerlos. Estuvimos en su casa esperando a que se vistiera y después fuimos a la escuela, donde con una esterilla improvisamos una especie de de camilla.  Nos gustó mucho ese rato, estuvimos haciendo bromas y aprendiendo palabras en árabe. En la clase de inglés de después había niños de todas las edades y con todo tipo de motivaciones, lo cual no ayudaba a ningún tipo de aprendizaje.  Hawla no estaba muy trabajadora, estaba más bien distraída y en cuanto se terminó la hora pidió ir a casa. Su familia nos invito a un té y cuando terminamos volví al container. 

A la hora de comer fue Ana junto con otra voluntaria y una mujer del campo a Lavrio para comprar sujetadores nuevos para todas las mujeres. Esta mujer, Mona, fue quien se ofreció a ir de cabaña en cabaña por las setenta y siete que hay habitadas recogiendo la talla de sujetador de cada una de las mujeres para que todas pudieran tener uno. Aquí volvimos a hacer otra inversión con vuestro dinero: unoS 90 sujetadores aproximadamente que nos costaron 122 € a nosotros y 124 € a la compañera voluntaria. El único problema fue que no encontramos tallas grandes en el hipermercado así que al día siguiente tendrian que volver al mercadillo a buscarlas. 

A la tarde volvimos a la actividad de la playa, ya la última de la semana, y dimos un último repaso de la ropa clasificada, ya que en teoría, al principio del día, la idea era haber adelantado el comienzo de la distribución al jueves, cosa que al final nonsu sucedió, ya que hemos comenzado hoy viernes. 

Ana fue de nuevo a los Women Exercises, a los que solo asistieron cinco mujeres pero estuvo muy bien, no está mal ir al "gimnasio" después de ocho meses y que sea en un campo de refugiados en Grecia. Más o menos a la par, un poquito más tarde, Richi volvió a subir a la cancha de fútbol sala, donde ya no era un desconocido, y estaba y se sentía allí ya como uno más, aunque cuando discuten en árabe, sonríe y dice "I don't understand" buscando con la mirada a alguien que le traduzca para saber de que va la tostada. En verdad algunas cosas me recuerdan mucho a cuando jugamos en España los sábados con los amigos, por ejemplo cuando estamos fumando la mayoría antes de empezar a jugar jajaja. 

Nos despedimos y seguimos escribiendo sobre los últimos días aquí. 

Ciao! 

Ana y Richi. 


Día 10. Todo visto para la distribución

Escrito por 2weeks4refugees 02-09-2016 en Viaje Refugiados. Comentarios (0)

Buenas noches, 

De vuelta de una Tea Party que ha dado para mucho os escribo yo (Ana) mientras Richi se duerme, son ya las 3. Gracias a la hospitalidad siria no puedo dormir después de dos tés y un café,  así que aprovecho. 

El día ha empezado de manera diferente para cada uno de los Drops. Tres compañeras han ido al bazar de Lavrio a buscar los sujetadores de tallas más grandes que ayer no pudimos encontrar. Lo han conseguido y a la vuelta han empaquetado cada uno en una pequeña bolsa con el número de caseta y la talla del sujetador, de manera que pudiésemos hacer la distribución posterior de una forma más sencilla y organizada. Mientras, Richi y otro compañero han seguido en el container de ropa con un objetivo claro : vaciarlo del todo y organizarlo por estaciones de manera que se facilite la búsqueda posterior. En este mismo momento yo he vuelto a ir a casa de Hawla para tratar de hacerle unos masajes, que aunque sean de todo menos profesionales, es un momento agradable para las dos, y en el cual ella se siente cómoda. Mientras le esperaba, su familia me ha ofrecido un té y unas especies de tortitas (pan griego de pita) con queso. Como ayer, hemos subido a la escuela y hemos empezado. Hoy se ha relajado tanto que casi se dormía. Nos hemos hecho una foto y como le gustan tanto los móviles me ha cogido el mío y ha mandado unos cuantos audios por WhatsApp. 

Cuando hemos terminado he vuelto al container, que estaba bastante avanzado, y tras empaquetar algunas mantas que traía Richi, hemos ido a distribuir los sujetadores. Ha sido bastante rápido y antes de comer hemos podido hacer la mitad. Después de comer ha continuado la distribución, esta vez seguodas de un séquito de niñas que nos ayudaban a llevar las bolsas y a encontrar las cabañas. Nos han llevado a la carrera como si de una gymkana se tratara, pero ha estado divertido.  Mientras tanto otros dos compañeros han hecho un sorteo con el orden por el cual las familias van a poder elegir ropa durante estos días. Una vez hecho, se han repartido tarjetas con el día y la hora en la que deben acudir a la DropShop. Cada media hora va a venir una familia que va a poder elegir dos prendas del mismo tipo por persona (dos pares de pantalones, dos partes de arriba, dos pares de calcetines, etc. por persona). 

A final de la tarde todos hemos acudido al container, donde estaban repartiendo un pack de bebé a una nueva familia que ha llegado al campo y cuyo hijo acababa de nacer. Lo bueno es que son afganos, por lo tanto ya no se siente tan sola la única familia afgana que había en el campo hasta el momento. Por fin hemos dejado el container listo para la distribución de mañana y el container que sirve de almacén ha quedado bastante organizado. Mañana más. 

A las 8 teníamos cena preparada por un compañero noruego, que ha hecho un estofado de ternera con patatas, cebolla, zanahoria y apio que estaba buenísimo. Tras la sobremesa, hemos ido a nuestra segunda Tea Party al campo. Ha empezado un poco movida para Richi, que solo tenía niños colgando alrededor, pero todos se lo han pasado en grande. Superado el momento niños, baile de la macarena,  etc,  cada uno nos hemos buscado nuestras personas. 

Yo me he acercado al carrito donde estaba el niño con Síndrome de Down del que me habían hablado pero al que todavía no había visto. Gracias a anteriores voluntarios que han movido su caso, dentro de pocas semanas van a viajar por fin a Barcelona,  sobre todo debido a la atención médica que necesita por sus problemas cardíacos. Su madre ha venido a todas las clases de ejercicio de mujeres y nos conocíamos. Como soy española y trabajo donde trabajo, nos hemos exprimido de información la una a la otra gracias a su otra hija, que es un sol, que hacía de traductora en inglés. Me han invitado a un café en su cabaña... y son una familia de lo más agradable. Fuertes, entusiastas, curiosos... realmente estupendos. Prácticamente me han hecho un interrogatorio sobre España, Barcelona, el sistema educativo, las necesidades educativas especiales, las posibilidades de empleo, etc etc. Mientras me dan algo de tiempo para ponerles en contacto con otras familias sirias en Zaragoza, le sigo dando vueltas hasta el próximo "syrian coffee" de mañana. El tiempo pasa muy rápido aquí, solo nos quedan escasos dos días, y mil cosas por hacer.

Mientras yo estaba con la familia del niño Down, Richi se quedó en la post-party haciendo buenas migas con Muhammad, un chaval que tendrá nuestra edad porque ya acabó la carrera en Siria, poco antes de tener que salir del país. Es una figura relativamente importante de la comunidad ya que la mayor parte de las veces hace de traductor, por ejemplo cuando hay que ir al hospital. Estuvieron hablando de los estudios, ya que él también había hecho ADE, la complejidad del conflicto sirio, como le había afectado a él y su familia, y muchas otras cosas que realmente no caben aquí. 

Pronto nos vemos por Zaragoza, ya sentimos que este viaje va tocando a su fin. 

Mil abrazos, 

Richi y Ana. 

Día 4 bis. Taller, compra y Skaramagas

Escrito por 2weeks4refugees 31-08-2016 en Viaje Refugiados. Comentarios (0)

Buenas tardes a todxs! 

Por fin escribimos el post que os debemos. Sólo han pasado cuatro días pero a nosotros nos parece una eternidad. Vamos a tratar de transportaros a aquel día en el que se nos agotaron las energías. 

La razón por la cual os escribimos tan tarde es por nuestra gran habilidad con las tecnologías. Os explicamos: el primer intento de escribir fue en el autobús de Atenas a Sounio. Cuando llevábamos casi la mitad del post, Richi deslizó el dedo sobre la pantalla y  actualizó la página borrándose todo lo escrito. El siguiente intento fue dos minutos después, cuando ya teníamos escrito más o menos lo mismo Ana trató de guardarlo pero la página dio error y se volvió a borrar todo. En este momento fue cuando nos pasamos de parada y Richi parecía que había perdido su maleta. Esa misma noche, un poco hartos ya de escribir, decidimos intentar hacer un videoblog. Llevábamos 7 minutos de vídeo cuando la memoria de la tablet no dio para más, así que lo dejamos estar bastante enfadados, y es ahora cuando lo retomamos:

Comenzamos el día acudiendo a la cita que teníamos con Mahmoud en el Hotel Oniro. Habíamos acordado con él en el día anterior hacer un taller de pulseras, anillos, y colgantes con los abalorios que Ana había comprado en el Ikea de Zaragoza con vuestro dinero. Nos indico que lo hiciéramos en la sala que tenían habilitada en el squat para niños a modo de clase, allí normalmente hacen clases de inglés, alemán y juegos de mesa. Es una habitación que tiene las paredes pintadas con dibujos, moqueta en el suelo, y mesas y sillas bajas con lo cual está muy bien para los niños. Cuando apareció la primera niña tuvimos que negociar un poco con ella para que avisara a más compañeras, ya que quería empezar ella sola la actividad. En un momento nos juntamos tres niñas sirias, y una pareja de hermanos, chico y chica, que eran afganos. Estuvimos muy a gusto durante la hora qué más o menos estuvimos haciendo la actividad: las niñas cantaban canciones en árabe, y se creó un buen ambiente y cogimos confianza con ellas, pues nos devolvían muestras de cariño. Luego tuvimos que dejar la clase porque comenzaba una lección de alemán para niños que ya estaba planificada en el horario y subimos a terminar el taller de pulseras a la terraza de la que ya os hablamos y os enseñamos alguna foto. 

Cuando ya vimos que era la hora y que Ayman estaba disponible, él confeccionó, teniendo en cuenta el presupuesto que le dimos, una lista con las cosas que creía más básicas y necesarias para las necesidades del squat. Emprendimos el camino hacia el Mercado Central de Atenas y nos llevó a los puestos más económicos que él controlaba. Aquí os dejamos la lista de lo que comprásteis a través de nosotros:

- 10 kg de carne picada (60€)

- Especias, 2 garrafas de aceite de oliva,  unas 20 latas de tomate frito y lentejas (120€)

- 30 botes de champú, uno para cada habitación (30€)

- 10 packs de papel higiénico,  5 rollos de bolsas de basura, 2 garrafas de jabón de manos (31€)

- 10 paquetes de galletas (24€)

- Junto con los 20€ que nos sobraron y que le dimos a Ayman para el taxi y algo más que necesitaran. 

Nos hubiera gustado acompañar a Ayman hasta el squat para ayudarle a descargar, y ver también cómo organizan el almacenamiento y la distribución, pero llegábamos más que justos a nuestra cita en Plaza Syntagma. Habíamos quedado allí con otros voluntarios de Drop para ir a Skaramagas. Por suerte ellos sabían el camino así que no tuvimos que preocuparnos. 

Skaramagas es un campo oficial, es decir, cuyo control pertenece al gobierno, que lo ejerce a través del Ejército. Viven alrededor de 3.400 personas, que duermen en barracones como los que podemos ver en las obras, salvo para unos pocos que no hay sitio y tienen que dormir en tiendas. El campo está situado en una zona portuaria, es decir, en una explanada de hormigón sin ninguna sombra al lado del mar. Los barracones al menos tienen aire acondicionado y dan cierta privacidad a las familias pese a que están muy pegados los unos a los otros. En este campo trabajan varias organizaciones como Save the Children, ACNUR, Médicos Sin Fronteras, Cruz Roja Española, Media Luna Roja, Drop in the Ocean, Earth Organization, Ayuda en Acción, que sepamos. Nada más llegar tienes que pasar por un checkpoint donde un militar verifica tu pasaporte y te da una acreditación. 

Nuestra tarea para ese día era preparar y asistir el "Skaramagas Got Talent" que ya os nombramos. Durante el montaje comenzamos a conocer a otros voluntarios de Drop y algunos adolescentes del campo que nos ayudaron desde el primer momento. Paralelamente el montaje y decoración del escenario cada vez se fue se fueron volviendo más complicados ya que cada vez se acercaban más niños. Mejor dicho, se acercaban unos 200 niños. En sí mismo, el show consistió en una serie de pequeñas actuaciones a cargo de los niños y adolescentes del campo, sobre todo de baile y música, aunque por ejemplo también una joven leyó un poema sobre la experiencia como refugiada que emocionó a los espectadores, y un niño realizó un retrato muy bueno en apenas un par de minutos. A pesar de que nuestra tarea durante el show era controlar que los niños estuvieran sentados y relativamente atentos, vimos que era imposible, pues aunque se prestaba atención aquello era una algarabía que para qué. Así que sobre todo Ana comenzó a hablar con un par de jóvenes de los que nos habían ayudado a montar el escenario. Estos chavales no tenía ningún reparo en explicar de dónde venían, cómo habían llegado, y todo lo que habían visto a lo largo de su vida. Era tremendo escucharles hablar de sus vidas, e incluso ver vídeos en el móvil de parte de ellas. También nos hablaron de sus expectativas de futuro, estos chicos dan una lección de supervivencia en el entorno más hostil posible, pues solo ofrecían sonrisas, cariño y generosidad. Muchas veces nos centramos en lo vulnerables que son los niños, y los chicos y chicas jóvenes y adolescentes quedan en un segundo plano, olvidando que son gente con ambiciones y proyectos de vida que se han truncado, pues no hay futuro para ellos en este momento, ni formativo ni profesional. Esto es algo que, habiendo pasado ya unos días en Sounio, hemos podido corroborar aquí también. 

El show discurrió con toda la normalidad que hay dentro del cotidiano caos existente aquí, así que el balance de la actividad fue positivo. Se hizo de noche, pero para acabar nuestra visita a Skaramagas, apuramos hasta la hora del último bus, ya que además nos acababan de confirmar que al día siguiente íbamos a ir a Sounio, lo que por una parte nos hizo sentir un poco mal ya que sentíamos que parecía que habíamos estado por allí como de visita, aunque sin embargo fue muy intenso gracias a estos jóvenes tan especiales. Fuimos junto a ellos a la orilla del mar en el puerto, a dos metros de la delimitación del campo. Allí por la noche se abren algunos puestos donde pueden fumar en sisha, comprar algo para comer y beber, e incluso hay instalada alguna videoconsola para los chavales. Cenamos unos falafel y refrescos junto a ellos y seguimos conversando un ratito más. Finalmente llegó la hora de ir a la parada del autobús, hasta donde nos acompañaron, mientras de camino nos dábamos nuestros facebooks, así que al menos seguiremos un poco en contacto con algunos de ellos. 

Llegamos a casa, exhaustos y llenos de sensaciones, posponiendo a contarlas hasta hoy, y aquí las tenéis. A veces pensamos que nos dejamos algún detalle o información que ayude a situaros a vosotros aquí, esperamos si no, aunque sea a la vuelta, poder satisfacer vuestras curiosidades y preguntas. 

Gracias por leernos y los mensajes que nos mandáis estos días. 

Un fuerte abrazo, 

Ana y Richi.